Hoy toca aclarar un pequeño error de terminología, especialmente si acabas de iniciarte en el mundo de la inversión. La jerga bursátil está llena de palabros complejos, pero también existen términos muy sencillos que recuerdan a los false friends del inglés. ¿Te acuerdas de ellos, esas palabras que parecían indicar una cosa pero en realidad eran otra? Aquí sucede lo mismo: vender acciones puede no implicar la venta de tus acciones. Vender acciones es lo que se conoce como abrir una posición corta o vender en corto.

Comprar y vender acciones, ¿cuál es la diferencia?

Vaya por delante que yo no utilizo posiciones cortas, dado que soy inversor a largo plazo, pero siempre es aconsejable conocer los entresijos del mundillo. Especialmente en una práctica que entraña más riesgos que la compraventa habitual de acciones, aunque más riesgos siempre indique una mayor recompensa (si sale bien).

Comprar y vender acciones es el pan de cada día en la bolsa. Millones de inversores y billones de euros/dólares que entran y salen del mercado. Normalmente los inversores compran acciones (posición larga), pero hay algunos que se dedican a venderlas (posición corta) porque sospechan que van a perder valor. Por eso es importante conocer la diferencia entre posición corta y posición larga, quien compra acciones y quien las vende.

Comprar acciones, abrir una posición larga

Cuando alguien invierte en bolsa, lo habitual es que compre acciones de distintas compañías (o ETFs, o criptomonedas) porque esas empresas se van a revalorizar con el tiempo, lo cual es beneficioso para nuestra inversión. Pero ya he comentado que no es la única estrategia de inversión. Por lo que vamos a explicar, en primer lugar, lo que es una posición larga.

¿Qué es una posición larga?

Una posición larga es lo que se conoce como comprar acciones. Adquieres activos de una compañía, ETF o índice con la previsión de que su valor aumentará en el futuro. De este modo te beneficias del crecimiento de la empresa donde has invertido tu dinero.

A falta de una terminología mejor, es apostar por el buen funcionamiento de una empresa, ya sea para vender esas acciones (cerrar una operación en largo) y recoger los beneficios. O para cobrar los dividendos con los que la empresa remunere a sus accionistas.

La diferencia entre vender acciones y cerrar una posición abierta

Ahora llegamos a uno de los puntos más importantes a la hora de invertir en bolsa, lo que llamamos «vender acciones» frente a lo que realmente es vender acciones.

Si alguien dice «voy a vender acciones de Repsol» significa que va a abrir una posición corta, ya que considera que las acciones de Repsol van a perder valor y pretende beneficiarse de ello. Por el contrario, si esa misma persona dice «voy a vender mis acciones de Repsol», probablemente quiere decir que tenía una posición de compra en Repsol y ahora ha llegado el momento de cerrarla y recoger los beneficios.

¿Qué es una posición corta?

Una posición corta consiste en beneficiarse de una potencial bajada del precio de un activo en bolsa. Se basa en el principio de vender acciones que aún no se han comprado con la intención de comprarlas en el futuro a un precio más bajo.

Sí, el proceso es más complejo que la posición larga pero es fácil de explicar. Cuando compras acciones tu apuesta es que ese activo se va a revalorizar; vender acciones es lo opuesto. Su funcionamiento es el siguiente.

¿Cómo funciona una venta en corto?

Acudes a un broker y le pides prestadas unas acciones a cambio de una tarifa y la promesa de que se las devolverás. Tú vendes esas acciones en el mercado (a otros inversores) al precio habitual. Pongamos que recibes 500€ por esa venta. Y esperas.

Tu pronóstico es que esa compañía va a perder valor, de modo que cuando eso ocurre vuelves a comprar esas acciones en el mercado. Han bajado un -10%, así que el precio que pagas al comprarlas es 450€. Por último, devuelves las acciones al broker, con un beneficio de 50€ menos la tarifa por el préstamo.

Ventajas y riesgos de una posición corta

La principal ventaja es que puedes ganar dinero con un mercado a la baja. Durante el coronavirus la bolsa se desplomó, y hubo quienes utilizaron la venta en corto para beneficiarse. Infame es el caso de Bill Ackman, que contribuyó con su lamentable comportamiento a difundir el miedo entre los inversores para beneficiarse de su posición en corto en el mercado estadounidense.

No he encontrado el clip concreto donde dice «1 de cada 50 bebés van a morir por el coronavirus» pero sí este donde dice (con voz rota) que hay que encerrarse en casa porque si no vas a matar a tus padres. Sería un buen consejo sanitario (que lo es) si no fuese porque lo dice en un programa sobre finanzas, consciente de que su opinión afectará a los mercados.

Actitudes morales aparte, posicionarse en una venta en corto te permite beneficiarte de una economía en declive. Sí, puedes ganar dinero cuando todo se derrumba. Además, como las acciones no son tuyas (son prestadas) no debes declararlas en el modelo D6.

A los riesgos habituales de un cambio de precio desfavorable (en este caso, que las acciones aumenten su valor y tengas que recomprarlas un 10% más caras, por ejemplo) se añade la comisión en concepto de CFD que debemos abonar al broker que nos ha prestado las acciones. Además, existe un riesgo adicional. Lo máximo que puedes perder con una posición larga es el 100% de tu inversión (el precio de la acción cae a 0), pero en una venta en corto puedes perder mucho más, porque no existe límite a lo que puede subir (Tesla +442% en 2020).

Abrir una posición corta es una práctica habitual en trading, especialmente en materias primas como el petróleo el gas natural, por lo que debes vigilar bien este tipo de operaciones bursátiles, o aplicar unas órdenes Stop Loss y Take Profit. Pongamos un ejemplo.

Cómo abrir una venta en corto con Etoro

Ahora que Moderna ya ha desarrollado su vacuna creo que el precio de sus acciones va a bajar tras el boom recibido durante el coronavirus. Por eso abriré una posición de venta con Etoro. Para este ejemplo voy a utilizar mi cuenta virtual, ya que no quiero arriesgar mi dinero en esta explicación ⛔.

En la página de la empres selecciono Invertir. Por defecto la opción es Comprar, de modo que voy a la barra superior y selecciono Vender. Eligo la cantidad que deseo abrir en corto, ya sea en importe o en número de unidades. En este caso, selecciono 10 acciones al precio actual del mercado. Y ya está.

Como realmente estas acciones no son mías, además del precio tengo que abonar a Etoro una tarifa en concepto de alquiler de estas acciones: 10 centavos al día, más otros diez centavos cada fin de semana, mientras mantenga abierta esta posición corto. Por último, recuerda que estas tarifas se incrementan si estás utilizando apalancamiento financiero.

Ahora ya sabes qué es una posición corta, la diferencia entre comprar y vender acciones, y los riesgos que corres. No obstante, yo lo desaconsejo. Pero claro, esa es mi opinión. Hay gente que hace dinero con esta especulación, pero porque ellos conocen los mecanismos del análisis técnico. A menos que aprendas eso, no deberías abrir posiciones cortas.

Este artículo de El euro extra sobre qué es una posición corta y larga no debe ser tenido en cuenta como un consejo financiero, sino mi experiencia personal al invertir en bolsa a través de Etoro. Consulta a un verdadero experto en materias bursátiles.

Por Carlos Pérez Casas

Recoge los beneficios de sus novelas y los invierte en dividendos porque algún día le gustaría jubilarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *