No exagero cuando afirmo que una de las mejores lecciones que aprendí temprano es que pedir préstamos es la mejor forma de mantenerte pobre toda tu vida. Por mucho dinero que ganes, todo se esfumará si gastas más de lo que ingresas, hasta el punto de recurrir a préstamos para seguir comprando. En ese momento, los intereses entrarán en tu vida, y ahí empieza el abismo. Los préstamos son el demonio… si estás en el lado equivocado. Por otro lado, invertir en crowdlending me ha permitido beneficiarme del sistema y tener más dinero cada mes, en lugar de ver cómo se evapora como consecuencia de mis malas decisiones financieras. Lo que he hecho, de facto, es comprarme un sueldo.

Mi experiencia al invertir en crowdlending

Muy satisfactoria. Otra de esas ocasiones en las que digo «ojalá hubiera empezado antes». Llevo nueve meses en el crowdlending, cobrando intereses cada mes. ¿Qué es el crowdlending? «Prestar a las masas», sería la traducción; también lo llaman préstamos p2p (people to people), lo que describe perfectamente lo que es: dinero privado (tuyo y de otros inversores) que se utiliza para financiar las compras de otras personas (vehículos, reformas, hipotecas, viajes, maquinaria agrícola, negocios…).

Al grano. Que llevo nueve meses en esto, casi todo a través de Mintos, y ya he experimentado lo bueno y lo malo. Vengo a hablarte un poco de eso, pero me centraré en uno de los puntos concretos: puedes convertir tus ahorros del banco en un aumento de sueldo. Como te cuento. Existen matices, claro. Pero es viable disponer de 40€, 200€, 400€ más cada mes. Todo depende de cuánto tengas ahorrado.

La malo del crowdlending…

Vayan por delante, por aquello de la transparencia y la necesidad de conocer los riesgos a la hora de administrar nuestro dinero, los dos problemas que he encontrado al invertir en crowdlending, que están más o menos relacionados el uno con el otro:

  1. La rentabilidad del préstamos es la rentabilidad MÁXIMA que recibirás.
  2. Algunos préstamos caen en impago (ocurre de vez en cuando) y aunque recuperas el dinero (se demora el proceso, pero llega), no ganas los intereses.

Como la inversión p2p se trata de renta fija (pactas un interés con la persona a la que le prestas el dinero) no ganarás un dinero extra si la economía prospera, esos famosos 30% que podrían subir las acciones de Apple durante el próximo año. Eso es renta variable, puede subir más o menos. Tú estás en renta fija, has capado tus beneficios al interés acordado.

Por otro lado, la gente que pide dinero es porque lo necesita (obvio) y eso implica el riesgo de que se gasten lo prestado y no sean capaces de ganar lo suficiente para devolver tal crédito. Esto está muy estudiado por los bancos y otras entidades prestamistas: a mayor riesgo, mayor tasa de interés. Algunos de estos préstamos caen en el impago. Son cosas que pasan. Por fortuna, las plataformas de crowdlending cuentan con una «obligación de recompra» (por lo menos, Mintos, pero otras también, lo investigaré). Esto significa que si el prestatario no puede hacer frente a los pagos, tú recuperas lo prestado (¡bien!), pero no verás más intereses de ese préstamo (malo).

… y lo bueno

En épocas volátiles (¡menudo año llevamos! ¡todo para abajo menos el petróleo!) la renta fija es un interesante bote salvavidas. No solo eso, sino que la subida de tipos de interés ha beneficiado a quienes se dedican a prestar dinero. Ahora mismo la rentabilidad media en Mintos para la estrategia conservadora (la más defensiva) es del 13,22%, por encima de la rentabilidad media anual del SP500. Y mucho mejor que el -12,30% que llevamos durante el año 2022 (y eso que hemos tenido un +7,67% en julio).

Esto no será así todos los años, porque los tipos de interés se mantendrán elevados el tiempo que sea necesario, pero en algún momento (¿cinco años? ¿quince años?) volverán a bajar. Sin embargo, por el momento van a mantenerse arriba, lo que favorece la inversión en crowdlending. Además, en Mintos siempre he encontrado préstamos con tasas de interés superiores a la rentabilidad que uno podría esperar en la bolsa. Son más arriesgados, claro (mirad lo que pasó con los préstamos de Rusia y Ucrania), de ahí que tengan una mayor tasa de interés.

¿Por qué subirte el «sueldo»?

¿De verdad hay que preguntarlo? ¿Con la que está cayendo? En fin…

Las comillas en «sueldo» son importantes, porque hay bastante que matizar sobre lo que digo. En primer lugar, hablemos de la importancia de subirse el sueldo en un contexto de inflación como el que vivimos. Aunque en tu convenio se haya pactado una subida salarial, nadie debería engañarse con lo que ocurre ahora mismo: la inflación cuadriplica la subida de salarios. Es evidente que esto no ocurre todos los años (2022 ha sido un año inusual en este aspecto, 2% es una cifra más habitual), pero supone un toque de atención para algunos (yo incluido). Lo de invertir ya lo tenía asumido, pero al darle vueltas al tema de los sueldos me ha surgido la duda sobre cómo de subirme el salario.

¿No es mejor si existiese una forma de ganar algunos euros más cada mes? ¡Leches! ¡Que todo está carísimo! Y ganar 80€ o 90€ más al mes me vendría muy bien. Un poco de calderilla para pagar… no sé… el alquiler del garaje. Mi dinero se esfuma en gastos y facturas, y si me quedo sin empleo… mejor no pensarlo.

Mejor sí pensar en formas de cobrar más cada mes. De ahí que antes haya mencionado el crowdlending, la forma más sencilla de aumentar tus ingresos mensuales (ojo, puede que no sea la mejor, pero sí la más sencilla). Veamos. Tengo un dinero en el banco, ¿existe una forma de convertir ese dinero en unos ingresos extra? ¡Me alegra que lo preguntes! ¡Porque la respuesta es sí, se puede!

Ingresos mensuales gracias a invertir en crowdlending

¿Recuerdas el artículo que escribí respecto a La mentalidad de los ricos o cómo vivir para serlo? Todo se basaba en comprar activos que generasen ingresos pasivos que financiasen tus gastos. Eso también me recuerda al artículo sobre cómo conseguir internet gratis. Dentro de esa mentalidad, ha surgido mi idea de «comprar un sueldo».

Pongamos un ejemplo, con números fáciles. Tienes ahorrados 10000€ que no piensas gastar (es importante utilizar únicamente el dinero que no vayas a necesitar a corto-medio plazo). Están parados, así que recurres a la famosa frase de «para que esté en el banco sin hacer nada…» y lo inviertes en préstamos de un 1 año con un interés anual del 12%. Eso es un 1% mensual. De modo que recibes 888,49€/mes. De los cuales 788,49€ son tuyos y los otros 100€ son intereses. Los 788€ los reinviertes en préstamos (para mantener los 10000€ invertidos) y los otros 100€ te los quedas. Son tu nuevo incremento de sueldo, ¡y sin que intervenga tu jefe!

No está nada mal, ¿eh?

Considero este tipo de inversión muy diferente a la clásica inversión en bolsa. Si eres habitual en el blog sabrás que yo me considero un inversor en dividendos (compro acciones de empresas que devuelven a los accionistas una porción de sus beneficios anuales). Mi sistema me gusta porque ese flujo de dinero me permite comprar más acciones. Se trata de una inversión para que tus ahorros crezcan.

Lo que aquí te propongo es gastar los beneficios. No es lo aconsejable, desde luego, pero hay veces que necesitamos un dinero extra, y esta es una forma muy sencilla de conseguirlo. Recuerda, hablaba de 100€ extra al mes. Cien euros obtenidos con una sencillez que no sabías que existía.

Ya que estamos, otra nota de transparencia. Yo no invierto para conseguir sueldo, lo mío es ahorrar para la jubilación. Ahora bien, si en algún momento hasta que me jubile me viera en apuros económicos, mi intención es transformar el capital ahorrado en un salario, tal y como he explicado en este artículo. Puede que aún no me esté aplicando mi propio consejo, pero se ha convertido en un bonito plan B.

¿Cuánto invertir en crowdlending?

Lo que tú quieras. Existe un límite legal de 9000€ para inversores no cualificados, pero con el papeleo adecuado puedes suprimir ese límite. De todas formas, 9000€ está bien, con el interés actual (13,22 %) se convierten en 99,15€ al mes. Menos, porque hay que pagar impuestos (son ingresos del capital mobiliario y están sujetos a IRPF) en torno al 19% de ese beneficio. Así que se quedarán en 80,31€. Cantidad de la que no me quejaré.

Con números redondos, al invertir en crowdlending cada 100€ que hayas aportado se convierten en 1€ más al mes. Haz las cuentas apropiadas con las cifras que tú manejes. Mi consejo es acumular dinero en crowdlending hasta sumar la cantidad que te hayas marcado como objetivo. Y una vez alcanzada, recoger los beneficios mensuales. ¡Ya tienes tu aumento de sueldo!

Esta estrategia se combina eficazmente con una disciplina de gasto. Invertir a la par que compras menos permitirá que tu dinero crezca, lo cual generará más intereses. Intereses que se transforman en un incremento de sueldo, para los meses en los que SÍ necesites ese dinero extra.

Este artículo de El euro extra sobre invertir en crowdlending no debe ser tenido en cuenta como un consejo financiero, sino mi experiencia personal al invertir en bolsa a través de Mintos y DEGIRO. Y recuerda que invertir conlleva riesgos de perder tu capital. Consulta a un verdadero experto en materias bursátiles.

Por Carlos Pérez Casas

Recoge los beneficios de sus novelas y los invierte en dividendos porque algún día le gustaría jubilarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.