Dos herramientas muy fáciles de comprender y utilizar a la hora de invertir en bolsa son Take Profit y Stop Loss, dos órdenes de mercado que controlan el valor de tus inversiones y actúan cuando se cumplen ciertos criterios. La primera te asegura unos beneficios, mientras que la segunda limita tus pérdidas.

Take Profit y Stop Loss, o cómo proteger tu inversión

¿Qué son Stop Loss y Take Profit? Una orden Stop Loss (SL) es un precio límite establecido por un inversor sobre una posición abierta. Cuando una acción o instrumento bursátil disminuye hasta el precio fijado, la orden se cierra automáticamente para prevenir mayores pérdidas. De forma similar, una orden Take Profit (TP) cerrará automáticamente una posición abierta cuando su valor alcance el precio fijado, asegurando los beneficios.

Aunque ambas órdenes tienen el mismo fundamento —cerrar una posición cuando se alcanza cierto valor— la forma de utilizarlas es distinta, e incluso ciertas estrategias de inversión descartan alguna de ellas. Pero básicamente existen para proteger tus posiciones abiertas, ya sea al obtener el beneficio esperado cuando una acción alcanza su valor máximo, o cubrirte de las repentinas pérdidas de valor.

Entender Take Profit y Stop Loss es sencillo, pero utilizarlo correctamente es un noble arte que te ayudará a evitar el pánico y la avaricia. Pánico y avaricia, recuerda bien esas palabras. Especialmente si vas a operar con apalancamiento financiero. Ahora voy a examinarlas en profundidad.

¿Qué es Take Profit en la bolsa?

El Take Profit es una orden que colocas sobre tus posiciones abiertas para que estas se cierren tan pronto como asciendan hasta un valor determinado. De este modo, te aseguras obtener un beneficio concreto sin la necesidad de mantener una vigilancia constante sobre esa acción, ETF o cualquier otro instrumento.

Take Profit en español tendría un significado de Recoger beneficio. Y es una idea que me gusta, parece una recompensa a un trabajo bien hecho. Y en cierto modo lo es, porque algo que he aprendido en la bolsa es que realmente no ganas dinero hasta que cierras en verde. Y ahí es donde el Take Profit puede ayudarte.

¿Cómo se coloca una orden Take Profit?

Aquí hablo desde mi experiencia personal con Etoro, pero el fundamento es el mismo en cada broker. Sobre tus posiciones abiertas (o durante el proceso de apertura) puedes establecer una orden Take Profit en función de dos criterios: precio de acción o beneficio.

En la bolsa no ganas dinero hasta que cierras una posición en verde. Clic para tuitear

Utilizas el Take Profit en precio de acción (importe) para que tu posición se cierre al alcanzar un valor concreto. Por ejemplo, si las estimaciones indican que las acciones de Games Workshop alcanzarán un valor de 12600 podrías establecer un Take Profit en 12560. Una vez alcance el importe de tu orden, cerrará la posición y los beneficios se recogerán en tu cartera.

Establecer una orden Take Profit al alcanzar un precio en bolsa

La otra opción es establecer la orden Take Profit cuando tus beneficios alcancen una cierta cantidad de dinero. Una vez tu posición te haya reportado x dinero, se cerrará automáticamente. Personalmente considero que esta segunda opción es más especulativa. No obstante, tu trader te ofrece la posibilidad de fijar la orden.

¿Dónde colocar el Take Profit?

La gran pregunta de respuesta desconocida en la bolsa es: ¿cuándo paro? ¿Cuándo compro? ¿Es el momento de vender? ¿Cuándo cierro mi posición? Y no existe una respuesta clara. Existen diversos indicadores técnicos que hacen una «previsión» del valor que alcazanrá una acción. Situar la orden Take Profit próxima a ese precio es una opción sensata.

Sin embargo considero que el mejor lugar para colocar una orden Take Profit es un valor elevado pero que la acción está en condiciones de alcanzar. Especialmente si ha sido un valor histórico. Por ejemplo, si Repsol tenía un valor de 11,14 € y durante un mes ha perdido hasta situarse en 9,58 € es razonable asumir que volverá tarde o temprano a un valor de 11,14 €. Es un cálculo conservador, pero que te aportaría un 16,3 % de beneficio al cerrar la posición.

Personalmente no utilizo Take Profit, pero es debido a mi estrategia de inversor. Soy un inversor por dividendos, busco acciones o fondos con una buena rentabilidad por dividendo y los mantengo durante largo tiempo, reinvirtiendo los dividendos en más acciones. Una especie de efecto bola de nieve.

De modo que no establezco un Take Profit porque no me interesa vender mis acciones. No obstante, hay otras estrategias, como el trading diario, para las que resulta esencial establecer una orden Take Profit.

Gap up. ¿Por qué he ganado más dinero que el marcado por mi Take Profit?

Más allá del horario de mercado existen fuerzas económicas que los simples inversores no podemos controlar, ni siquiera interactuar con ellas. Son la subasta de apertura y la subasta de cierre. La primera sucede antes de la apertura de bolsa (obvio) y la segunda justo después del cierre. Durante esos períodos de tiempo los precios de las acciones oscilan sin que se puedan abrir o cerrar posiciones.

Pero el precio cambia.

Y un repentino ascenso fuera del horario de mercado podría colocar el valor de tus acciones por encima de tu Take Profit. Esto se conoce como Gap up.

¿Ganarás menos dinero porque tu orden es más conservadora? No. Cuando se abra el mercado tu orden Take Profit se activará (puesto que has alcanzado el valor indicado) y cerrará tu posición al valor actual del mercado. Por lo que obtendrás más beneficio del que esperabas. ¡Enhorabuena!

La avaricia y el Take Profit

La forma más sencilla de no utilizar correctamente una orden Take Profit es caer en la avaricia. Yo caí. Quizá vuelva a caer (espero que no) pero ahora soy consciente de sus peligros. Cuando empiezas en bolsa (o cuando ya eres veterano, te lo diré cuando llegué ahí) tienes la mala costumbre de alterar tus órdenes Take Profit y Stop Loss continuamente. Subiendo o bajando tu límite en función de cómo oscila el precio de las acciones.

Take Profit no debería funcionar así. Su propósito es recoger beneficios sin que tengas que permanecer atento a la pantalla. Conozco la tentación de elevar un poco, otro poco, otro poco más la orden de Take Profit a medida que sube el valor de una acción. Pero con esa práctica nunca cerrarás la posición. Y si de repente el valor baja tu Take Profit se habrá quedado demasiado alejado. Y lamentarás no haber cerrado a tiempo.

No actúes con avaricia y establece un valor razonable a la hora de recoger el beneficio. Especialmente si es una orden nocturna (en la bolsa china, a las 3:30 a.m. mientras duermes).

¿Qué es el Stop Loss en la bolsa?

El Stop Loss (SL) es una orden sobre una posición abierta para que esta se cierre tan pronto como descienda hasta un valor determinado. Así limitas futuras pérdidas ante un descenso del valor de un instrumento bursátil.

Esta orden sirve para proteger tu capital de una caída sostenida del valor de una de tus inversiones, y sirve para determinar cuánto riesgo estás dispuesto a correr. Cuánto dinero «quieres» perder antes de decidir que no ha merecido la pena invertir ahí.

¿Dónde colocar el Stop Loss?

Al igual que sucede con Take Profit, deberías establecer de antemano tu Stop Loss. ¿Cuánto estás dispuesto a perder/arriesgar en esta inversión? Los más conservadores establecen el 15%, pero hay quienes elevan su Stop Loss hasta el -40% si consideran que hay una posibilidad de rebote. Por ejemplo, las acciones de Iberdrola llegaron a caer un -37% durante el confinamiento, pero ahora están un +7% respecto al pre-Covid.

Una pandemia no es algo habitual en la bolsa, pero existen pequeñas crisis que pueden provocar un repentino descenso del valor de una acción, por eso es importante mostrarse flexible sobre cuánto estamos dispuestos a perder. Cerrar en rojo es la única forma de perder dinero en la bolsa. No te precipites.

Stop Loss dinámico: cómo proteger tus ganancias

Existe un tipo especial de orden Take Profit y Stop Loss; de hecho, lo considero una combinación de ambos. Es el Stop Loss dinámico o Trailing Stop Loss.

Se trata de una orden donde estableces cuánto estás dispuesto a arriesgar al abrir una posición. Por ejemplo, arriesgaré un 15% de mi dinero en Tesla. Pero al seleccionar la opción Stop Loss dinámico tu límite se desplazará con el aumento de precio. De modo que si Tesla sube un 5% tu nuevo Stop Loss está en -10%. Si tras varios meses Tesla está un +25% entonces tu Stop Loss está en +10%. Te has asegurado cerrar en verde aunque Tesla descienda.

Orden de Stop Loss dinámico
Esta posición de Bionano Genomics tiene un beneficio provisional de 426,70$. Mi Stop Loss ha aumentado hasta +352$. Si alguna vez la acción desciende hasta ese valor, mi posición se cerrará. Aún así, en verde.

Lo mejor de todo es que solo se desplaza hacia arriba. Si por ejemplo Tesla sube +10% (tu Stop Loss está ahora en -5%) y luego baja 8% tu orden se mantendrá en -5%, no descenderá hasta -13%. Personalmente, esta es una orden que em gusta mucho porque protege tus beneficios.

Gap down. ¿Por qué he perdido más dinero que el marcado por mi Stop Loss?

Diferencia entre el precio de cierre y de apertura da un salto.

Al igual que ocurría con el Gap up, es posible que el valor de una acción descienda fuera del horario de mercado. Esto se conoce como Gap down.

Si el nuevo precio está por debajo de tu orden Stop Loss cuando se abra el mercado, entonces tu posición se cerrará, y habrás perdido más dinero del que habías establecido como límite. Lo lamento, pero es así. Y así me ha ocurrido a mi también.

A veces si el salto es muy grande puede deberse a una coyuntura (pago de dividendos, ha reventado un oleoducto…) y el valor de una acción ha descendido más de lo que deberías. Es el pánico del mercado. Entonces quizá quieras replantearte tu orden Stop Loss antes de que abra el mercado, ya que una recuperación es probable en los próximos días.

El pánico y el Stop Loss

Aún más dañino que la avaricia en el Take Profit es dejarse llevar por el pánico (y ser excesivamente conservador) al establecer un Stop Loss. Nos da un vuelco el corazón cada vez que vemos una posición en rojo, y más aún si vemos que baja… y baja… Puede que solo sean unas décimas, ¡pero es nuestro dinero y no lo queremos perder!

El Stop Loss se deja influenciar por ese miedo, y lo colocamos en un valor tan próximo al de apertura que la más mínima fluctuación del mercado hará que nuestra posición se cierre. En rojo. Y eso es lo peor que nos puede ocurrir. Muestra autocontrol y calma incluso en los días que toda la bolsa cae (que son más de los que parece), y aguarda con paciencia los días verdes (la mayoría, que si no la economía nunca prosperaría).

La estrecha relación entre Take Profit y Stop Loss en el trading diario

A menudo los inversores (especialmente los que se dedican a invertir por dividendos) no acostumbran a colocar un Take Profit en sus acciones. Ellos buscan el beneficio a largo plazo y no se dejan influenciar por las fluctuaciones diarias del mercado.

Los trader están hechos de otra pasta. Ellos sí que buscan beneficio a través de las fluctuaciones diarias (incluso horarias) del mercado, especialmente con materias primas y criptomonedas. Por eso los trader utilizan el Take Profit y el Stop Loss para moverse entre los niveles de soporte y resistencia. Compran en el nivel bajo y sitúan el Take Profit cerca del máximo. O bien utilizan un Stop Loss dinámico para proteger su inversión.

Y si por un instante debes levantarse para ir al baño, la orden establecida se cumplirá aunque no estés frente a la pantalla.

Opinión final sobre las órdenes Take Profit y Stop Loss

A menudo eres más tolerante con tus pérdidas que con tus beneficios. Cuando nuestras posiciones pierden valor, mucho valor, las mantenemos abiertas con la esperanza de que se recuperen. Y pueden seguir bajando… y bajando… lo cual aumenta nuestras pérdidas.

Pero en cuanto una acción está en verde nos falta tiempo para pulsar el botón de cerrar posición.

Las órdenes Stop Loss y Take Profit se ven afectadas por esa misma conducta. Habrá quienes se extiendan por arriba y por abajo, y quienes no se atrevan a moverse del precio de apertura.

Un Stop Loss muy conservador es una garantía de perder dinero, porque una acción puede bajar tranquilamente un 7% en un solo día, y recuperarse al siguiente. Pero si tenías el Stop Loss en -6%… pues es seguro que has perdido dinero.

Mientras que un Take Profit bajito (digamos el 5%) te reportará dinero, sí. Pero podrías haber conseguido más.

Lo importante, como todo en la vida, es encontrar un equilibrio entre los valores de Take Profit y Stop Loss. Saber a ciencia cierta cuánto quieres arriesgar y mostrarte paciente hasta que surja la verdadera ocasión de cerrar una posición, ya sea en verde o en rojo (cuando veas que aquello ya no tiene remedio).

Take Profit y Stop Loss para cuando no estás

Ahora voy a comentar una experiencia personal sobre las órdenes Take Profit y Stop Loss. Por suerte, mi intención era Mantener la acción (el famoso Buy and Hold) de modo que a mí no me afectó… Pero te hablaré de la importancia de fijar órdenes.

El 4 de enero de 2021 era el primer día bursátil del año, por lo que había mucha gente conectada a Etoro para hacer sus negocios de principio de año. En concreto había una acción, Bionano Genomics (BNGO), que estaba en modo cohete, mis 100$ de inversión se habían convertido en 840$. Y todo el mundo estaba como loco por comprar esas acciones. ¿Qué ocurrió? Que el sistema se colapsó de tantas órdenes de compra. Y la web nos desconectó a todos.

51 minutos después el precio de las acciones había cambiado, y los que esperaban obtener beneficio con la compra-venta diaria de acciones… pues no les salió muy bien la jugada. Muchos no habían fijado sus órdenes.

Ya que estamos, esto debería advertirte sobre los peligros del trading. Una caída, ya no de la web, sino de tu propia conexión a Internet podría ser fatal para tu inversión. Ten cuidado.

Este artículo de El euro extra sobre qué son y dónde colocar Take Profit y Stop Loss no debe ser tenido en cuenta como un consejo financiero, sino mi experiencia personal al invertir en bolsa a través de Etoro. Consulta a un verdadero experto en materias bursátiles.

Por Carlos Pérez Casas

Recoge los beneficios de sus novelas y los invierte en dividendos porque algún día le gustaría jubilarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *