Existe cierta tendencia dentro del mundo de la bolsa… No, no es tendencia. Vamos a llamarlo obsesión. Sí. Existe cierta obsesión dentro del mundo de la bolsa que se conoce como vencer o batir al mercado. Todo el mundo quiere obtener más rentabilidad que la que ofrece el S&P500, porque conseguirlo es indicativo de una buena estrategia de inversión. Sin embargo, no es fácil. Porque la rentabilidad anual del S&P 500 es el reflejo de la media de las operaciones bursátiles, las rentables (mejor que la media) y las cutres (peor que la media). Y cuando se trata de dinero, a menudo es mejor ser discreto y estar en el medio, donde pasas desapercibido… ¡y no tienes que esforzarte!

¿Qué es el S&P500?

El S&P500 es un índice de Standard & Poor’s que recoge las quinientas compañías más grandes de la bolsa de EEUU. Para ser incluida en el índice, una compañía debe cumplir ciertos requisitos, como su liquidez y valor bursátil. A este índice se le conoce como el mercado, porque es el mejor reflejo de la economía de los Estados Unidos.

Cada uno de los componentes del S&P500 ofrece interesantes posibilidades de inversión, no solo por el mero hecho de cotizar en bolsa y pertenecer al índice, sino porque estas compañías deben presentar informes trimestrales sobre el estado de su negocio y sus finanzas. Informes que tú, como accionista, utilizarás para valorar si te conviene o no invertir en cierta compañía. ¿Aumentan las ventas? ¿Está infravalorada? ¿Tiene mucha deuda? Ahora bien, ¿de verdad quieres invertir el tiempo y esfuerzo de examinar cada una de las quinientas compañías? ¿Vas a prescindir de un estudio de algunas, por ejemplo las que menos conozcas? ¿Y si hubiera formas de invertir en el S&P500 sin apenas esfuerzo?

¿Por qué invertir en el S&P500?

Porque es MUY fácil. Es a prueba de tontos, y si lo haces durante décadas te irá muy, muy bien. Soy consciente de que este 2022 ha sido muy duro, con una caída cercana al -17% y sin horizonte de que la situación vaya a cambiar. Sin embargo, si inviertes de forma pasiva, estos descensos no deberían importunarte. Invertir en el S&P500 supone invertir sin preocupaciones. Sí, en teoría ahora tienes menos dinero por culpa de la inflación, la escasez de materias primas, la guerra y mil cosas más, pero lo cierto es que tus participaciones son las mismas. No has vendido, por tanto esa supuesta pérdida no ha llegado a materializarse.

Recuerda, la única formar de perder dinero en bolsa es cerrar en rojo. Clic para tuitear

¿Te retiras? No. Al contrario, mantienes tus planes de aportar periódicamente para comprar más participaciones en la bolsa. Sin atender a los resultados trimestrales de esta o aquella compañía. ¿Para qué? Tu dinero seguirá el ritmo de la economía en general, no una empresa específica. Sí, habrá años malos (este, por ejemplo), pero son los menos. Y no corres el riesgo/beneficio de invertir en una buena/mala compañía. Como digo, es muy fácil. Por eso muchos yanquis lo hacen con sus planes de pensiones (recuerda que en la tierra de libertad, hogar de valientes, Sanidad y Jubilación brillan por su ausencia). Saben que a la larga saldrán ganando.

Es más, el actual descenso de la bolsa representa una magnífica oportunidad de compra (en caso de que tengas unos euros extra entre tus ahorros), porque implica que lo que compres a partir de ahora estará más barato, lo que ofrece una mayor rentabilidad cuando llegue el inevitable ascenso. Esto es sabiduría popular: que cada vez que el S&P500 baja ofrece una oportunidad de invertir a mejor precio, por lo que el beneficio potencial ante una subida es mayor que simplemente «esperar a recuperar las pérdidas», que supone una de las formas más nefastas de reducir tu rentabilidad. De modo que es momento de aplicarlo.

3+1 formas de invertir en S&P500

En teoría, no se puede invertir en un índice porque no es real, tan solo un reflejo de cierto grupo de empresas. Sin embargo, el mundo de las inversiones es famoso por inventar nuevas formas de mover el dinero, y por sí es posible lo imposible. Que yo sepa, existen 4 formas de invertir en el S&P500. Aunque la primera me parezca una tontería, la incluyo porque, después de todo, es una opción:

  1. Comprar acciones de todas las compañías
  2. Aportar a en un fondo de inversión que invierte en el S&P500
  3. Comprar un ETF que replique el mercado de EEUU
  4. Invertir con CFD en el S&P500.

Comprar acciones en todas las compañías del mercado americano

La opción absurda. Existe la posibilidad de comprar acciones en todas y cada una de las empresas que componen el S&P500. Así es como se invertiría en la bolsa americana, ¿no? Bueno… Sí, pero esta opción presenta dos problemas:

  1. Pagas excesivas comisiones a tu bróker (son 500 compras).
  2. Eso no es el mercado. Tu portafolio no replica el índice porque has comprado una de cada, en lugar de repartir la inversión en función del tamaño de la compañía (su capitalización bursátil).

Así que, como digo, es absurdo hacer esto para invertir en el S&P 500. Pero, hey, es una posibilidad, así que la he incluido en este artículo.

Invertir en un fondo de inversión del S&P500

Una de las opciones sensatas y rentables. Un fondo de inversión indexado (como se conoce a los que replican el SP500) pertenece a una gestora que recibe tu dinero y lo invierte por ti. Entre las muchas opciones disponibles, tú elegirías la que se centre en el conjunto de la bolsa americana. Por dos razones fundamentales:

  1. Supone invertir en automático, sin tener ningún conocimiento sobre bolsa, y la cuantía mensual que tú determines.
  2. Como se trata de una inversión pasiva (el fondo replica el índice S&P500 y solo se actualiza unas dos veces al año), las comisiones son muy bajas.

Se trata de la opción despreocupada, ampliamente utilizada por quienes tienen a un gestor que les administre las finanzas. Como tal, si decides invertir en un fondo de inversión tu plan debería saber el mantenerte al margen. Cuanto menos lo toques, mejor. Tu única función debería ser añadir más dinero, cuando lo tengas a mano, y nada mas. Respecto a esto, conviene lanzar una pequeña advertencia, algunos fondos de inversiones tienen ciertas condiciones de acceso (en el caso del S&P 500, podría ser una cuantía mínima, tal vez mil euros) y de retirada (si recoges tu dinero antes de fecha X, es posible que se te aplique una comisión). Analiza bien esas posibilidades.

Una variante de los fondos de inversión indexados también entran ciertos planes de pensiones de roboadvisors (no los que ofrecen los bancos, que esos sí acarrean cuantiosas comisiones), que siguen una estrategia idéntica pero con un formato adaptado a las ventajas fiscales de un plan de pensiones en España, en lugar de la fiscalidad de un fondo de inversión «estándar».

Comprar un ETF que replique el S&P500

Otra de las opciones sensatas. No tengo nada en contra de la anterior, pero esta es la que yo utilizo personalmente. Me considero un inversor activo y me gusta el funcionamiento de los ETF. Un ETF que replique el S&P500 representa una porción del mercado americano. De modo que si lo compras y lo mantienes, su rendimiento será paralelo al del mercado.

La diferencia respecto a los fondos de inversión es que el ETF se considera un activo de bolsa, por tanto es posible comerciar con él durante el horario de mercado. Puedes comprar y vender en el día (aunque no lo recomiendo) a la par que mantienes un control completo sobre el tamaño de tus posiciones. Supone una buena opción para quienes son inversores en bolsa, pero les gusta mantener cierto Plan B dentro de su portafolio.

En mi caso invierto en el ETF iShares Core S&P 500 UCITS ETF USD (Dist), disponible sin comisiones (en la primera compra durante cada mes natural) en DEGIRO. Al estar libre de comisiones, meto un poquito cada mes. Como dato relevante, elijo este ETF y no su hermano, iShares Core S&P 500 UCITS ETF USD (Acc), porque mi opción es distributiva, emite dividendos trimestrales (base de mi estrategia) mientras que el segundo es acumulativo, reinvierte los dividendos en el ETF (lo que incrementa su valor). La rentabilidad es idéntica, así que es cuestión de gustos.

Nota: También existen ETF apalancados, pero conllevan los riesgos que veremos con los CFD:

Invertir con CFD en el SP500

La opción más arriesgada. Si he perdido dinero en bolsa, ha sido debido a esta estrategia. Solo sirve cuando los mercados suben. Ahora bien, ¿y eso cuándo es? Ah, la pregunta del millón. Porque ya llevamos cinco meses de descenso.

Un CFD (Contract For Difference) es un derivado financiero donde se utiliza apalancamiento para invertir en el activo subyacente. ¿Palabrería muy compleja? Me explico, básicamente consiste en que el tamaño de tu inversión se multiplica (X2, X5, X10, X20, en función de cuánto apalancamiento apliques) al invertir en el S&P500 (el activo subyacente). En realidad no estás comprando una participación en el mercado, como ocurre con un ETF, sino una diferencia de precios. Me explico.

Supongamos que estás en Etoro (como me ocurrió a mí) y decides invertir en el S&P500 con un CFD en apalancamiento x20. Tu inversión es de 200€, pero como es un x20, el valor de la posición es de 4000€. Ese mes, el mercado a subido un 1,5%. Entonces, ¿has ganado 3€ (200*1,5%)? No, has ganado 60€ (4000*1,5%). Tu inversión ahora vale 260€, lo que supone un 30% (1,5%x20) de rentabilidad en un mes. Fácil de entender.

Sin embargo, lo mismo sucede en la dirección opuesta, una caída del 1,5% supone una pérdida de 60€. Y una caída del 5% supone perderlo todo (-200€). Pero Etoro no permitirá que eso ocurra, en cuanto las pérdidas lleguen al 50% (-100€), cerrará automáticamente tu posición, lo que asegura tus pérdidas. Etoro actúa de este modo porque más allá del 100% de pérdidas (tus 200€) entra en juego su propio dinero (esos 3800 que te ha prestado para que te apalanques), de modo que camina sobre seguro y cierra las posiciones antes de que sea un desastre.

Recuerda, la única formar de perder dinero en bolsa es cerrar en rojo. Clic para tuitear

Ah, y como es dinero prestado, los CFD implican intereses, entre el 7 y 8% (y ya sabrás que soy un declarado enemigo de la deuda). Como ves, malísima idea el usar CFD para invertir en el S&P500 (o en cualquier otro lado). Este tipo de conductas son más cercanas a las de los casinos que a los de los brókeres de bolsa. Créeme, resiste la tentación porque no merece la pena.

Ventajas de invertir de forma pasiva en el S&P500

Probabilidades de ganar dinero en el S&P500 durante varios periodos de tiempo.
Fuente: Commonstock

A veces, dejarse llevar es la mejor estrategia. Me he dado cuenta de que esto de invertir en bolsa me apasiona. Es algo que me gusta, comprendo cada vez más a medida que estudio y practico… pero también he descubierto que a menudo la mejor estrategia es no hacer nada. Y que no es inusual que cuanto menos sepas de inversión, mejor te vaya. Por contradictorio que eso parezca a primera vista.

¿No me crees? Consulta este gráfico sobre las posibilidades de ganar dinero en bolsa mediante inversión pasiva. Resulta que cuanto más tiempo permanezcas en bolsa, más probabilidades de ganar dinero tienes. El famoso day trading (comprar y vender en un mismo día, ofrece un 56% de posibilidades de ganar, poco más que jugársela a cara a cruz, aunque mejor que un casino). Sin embargo, el porcentaje de victoria se incrementa con el tiempo. Tiempo en el que tu papel es NO HACER NADA. Resiste la tentación de actuar.

En concreto, la mejor opción es invertir cada mes (tal vez mediante depósitos programados) y desentendernos de las noticas sobre economía, pandemia, inflación y guerras. Invertir pero nunca vender, menos aún como consecuencia de este o aquel titular, ya que la prensa vive de vender noticias malas. Cuanto más malas las noticias, más ejemplares y más clickbait. Como digo, por eso a veces lo mejor es no hacer nada, despreocuparnos de esa idea de «ganar al mercado», e invertir directamente en el S&P500. En el mercado. Vagancia y rentabilidad irán de la mano. Y el dinero, a tu bolsillo.

Este artículo de El euro extra sobre cómo invertir en el S&P500 no debe ser tenido en cuenta como un consejo financiero, sino mi experiencia personal al invertir en bolsa a través de DEGIRO. Y recuerda que invertir conlleva riesgos de perder tu capital.

Por Carlos Pérez Casas

Recoge los beneficios de sus novelas y los invierte en dividendos porque algún día le gustaría jubilarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.