La última de los bancos (o la última que ha saltado a la prensa, por lo menos) son los obstáculos que imponen a sus clientes de mayor edad debido al cierre de oficinas y su transición hacia un modelo digital. Si no sabes de qué hablo, se trata de la campaña «Soy mayor, no idiota», donde un médico jubilado ha recolectado 600.000 firmas para que los bancos ofrezcan un servicio presencial a los mayores, en lugar de forzarles a realizar los trámites online. Este es el caso más reciente de prácticas poco amistosas que un banco aplica a sus clientes. Sin embargo, existe una diferencia notable entre padecer molestias, o ser víctima de actuaciones ilícitas de los bancos, aquellas que perjudican seriamente tu salud financiera y frente a las cuales es necesario adoptar medidas legales. Pero, en este caso, ¿quién te ayuda?

Actuaciones ilícitas de los bancos: la necesidad de abogados

«Infeliz es la tierra que necesita abogados». Esta variante de la cita de Bertold Bretch es un resumen del tema de este artículo. Aquí en El euro extra nos gusta hablar de 1) ahorrar dinero y 2) ganar dinero. Pero no es fácil. Lo sabemos. Especialmente cuando hay otros ahí fuera que están dispuestos a aprovecharse de tu desconocimiento para imponerte comisiones y cláusulas que solo les benefician a ellos. Y esos «otros» a menudo están organizados en torno a grandes entidades bancarias que —no olvidemos— se trata de empresas que quieren ganar dinero. Cuanto más, mejor.

Por ello aplican prácticas como cargar elevadas comisiones en planes de pensiones, condiciones especiales si quieres reducir la tasa de interés de tu hipoteca, mínimos de retirada en cajero para no cobrar comisiones… y luego están las actuaciones ilícitas de los bancos, las realmente dañinas. Aquellas en las que se aprovecharon de tu desconocimiento o tu necesidad para imponerte cláusulas que con los años se ha determinado que son ilegales. Y ahora, ¿cómo hago para reclamar actuaciones ilícitas de un banco?

De nuevo, «Infeliz es la tierra en necesidad de abogados». Los contratos se incumplen, las condiciones eran abusivas/ilegales y ahora es necesario que alguien vele por tus intereses. Como siempre hay alguien dispuesto a aprovecharse de nosotros, es necesaria la existencia de abogados de derecho mercantil. Gente que sepa cómo tratar este tipo de situaciones y esté en condiciones de luchar para defenderte de estas prácticas. En primer lugar, para mitigar el daño, y segundo, si es posible, para demandar una compensación.

Prevenir… y curar

Cierto es que una adecuada formación en esos productos hubiera evitado problemas, pero no siempre era posible, y muchas de estas historias tienen en común a «nuestro director de banco», esa persona de confianza que nos habló del producto y, tras muchos años de amistad, utilizó esa confianza para colocarnos una basura que sus jefes necesitaban vender para obtener beneficios.

Sin embargo, no siempre es necesaria la participación de un abogado. Hay que diferenciar entre:

  • Malas prácticas
  • Actuaciones ilícitas de los bancos

Cuando el banco te pone trabas…

En el primer caso, puedes solucionarlo tú mismo al ejercer presión sobre la entidad (dejar de ser cliente es un arma muy infravalorada en nuestro arsenal negociador) o protestar ante la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Un banco puede dificultarte la vida a través de una escasez de servicios, que es lo mencionado en el primer párrafo. La transición a un modelo de banca digital supone un problema para un sector de la sociedad que aún no se ha digitalizado, los más mayores. Es innegable que en el futuro casi todos sabremos efectuar nuestros trámites online. Pero la banca ha decidido acelerar el proceso, y parece no importarle quién se ha quedado atrás.Ahora bien, esta no es la primera vez que los bancos adoptan políticas que perjudican a sus clientes. Ni será la última.

Al menos en esta ocasión se trata de un obstáculo, dificultades para acceder a los trámites bancarios. Aquí parece suficiente con presentar una protesta (ya veremos cómo acaba la campaña «Soy mayor, no tonto») o cambiar de banco (práctica muy aconsejable si consideras que en tu entidad no te tratan como mereces).

…y cuando directamente abusa de ti

No obstante, en el segundo caso es donde aparece la necesidad de los abogados. Esa necesidad de curar el daño causado es la que nos lleva a la contratación de abogados. Habrás oído historias (algunas muy presentes en la memoria colectiva) donde las actuaciones de los bancos han sido claramente ilegales, ya sea por abuso o por ocultar información. Y no lo digo yo, sino los tribunales con sus sentencias.

El verdadero problema no es que estas prácticas ocurran, sino que ocurren en multitud de ocasiones. Se repiten a lo largo y ancho de la geografía y el tiempo. Los bancos son conscientes de que es indiferente abusar de un cliente que de dos mil, porque las penas, tras las sentencias de las tribunales, son las mismas: no existe «acumulación de delitos» y eso inspira confianza a los bancos, porque si les pillan cien veces es como si les hubiera pillado solo una vez. ¿Condenados a devolver dinero a un cliente? Lo mismo para los demás, pero el asunto no va a mayores; no hay delitos de conspiración ni nada por el estilo.

Y quien no denuncia o reclama, podría no deshacerse de esas cláusulas abusivas, lo que implica beneficio para el banco. ¿Crees que hay más gente que denuncia o que NO denuncia?

Ejemplos de actuaciones ilícitas de los bancos

Conoces algunas de las historias:

  • Cláusulas suelo: interés mínimo que el cliente pagará, pese a que la hipoteca sea variable.
  • La estafa de las preferentes: vendían productos de renta variable a clientes que creían invertir en renta fija (menos lucrativa pero más segura).
  • Pisos fantasma: promotoras que nunca entregaron la vivienda pero el banco cobra la hipoteca.
  • Tarjetas revolving: con estas mejor ni empezamos, porque las tasas de interés son escandalosas.
  • Hipoteca que se le cobraba a los herederos de un difunto pese a que este contrató un seguro de vida vinculado al préstamo.

¿Cómo defenderse frente a las actuaciones ilícitas de los bancos?

Fácil. Del mismo modo que acudes a este blog en busca de consejos sobre finanzas personales, es posible que te halles en la penosa necesidad de que te ayuden a lidiar con alguna jugarreta que te ha hecho el banco. En tal caso necesitas un abogado, como se empeña en bombardearte La SER con sus anuncios sobre tarifas planas de abogados, o contratando a un bufete como Cerrillo-Gómez Boutique Law Firm. En cualquier caso, necesitas los conocimientos de alguien informado sobre el tema, y a ser posible con experiencia en casos similares (recuerda, los bandos repiten su abuso con multitud de clientes). Pero, eso sí, denuncia, reclama lo que es tuyo para que al menos no seas tú la víctima. Con un poco de suerte, tu sentencia también beneficiará a otros en situación idéntica.

Un último punto, cuando se produzcan actuaciones ilícitas, tienes las de ganar. Eso es así. Casi todo lo que se denuncia (y es razonable denunciar, no sirve un «el interés de mi hipoteca es muy alto») resulta en términos favorables para el denunciante. Ahora bien, el problema es la longitud de los plazos, pues los bancos impondrán todas las trabas necesarias para no pagar o, más importante aún, no reconocer que actuaron con mala fe. Eso podría perjudicar su reputación (ejem, valor bursátil) y es la principal razón para defenderse. No tienen nada en tu contra, solo eres uno más.

En El euro extra hablamos sobre inversión, ahorro, préstamos y todo lo vinculado con las finanzas personales. Pero no soy un experto financiero. Todo lo que escribo en este blog es un compendio de mi proceso de formación y mis experiencias personales.

Por Carlos Pérez Casas

Recoge los beneficios de sus novelas y los invierte en dividendos porque algún día le gustaría jubilarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.