Si estás leyendo este artículo probablemente debes dinero y necesitas consejos sobre cómo pagar las deudas de forma rápida (lo ideal) o sin que suponga un severo lastre para tu economía personal. Te comprendo. Da asco deber dinero a otras personas o (normalmente) instituciones: bancos, concesionarios, El Corte Inglés… Por eso me gustaría compartir un poco de la sabiduría absorbida de quienes saben sobre estos asuntos, para ayudarte con tus finanzas (y que luego tú ayudes a otros una vez lo hayas conseguido) y saber qué hacer para pagar tus deudas.

La gran duda sobre cómo pagar deudas

Quiero pagar mis deudas, ¿qué hago? ¡Ah, la gran pregunta! Una vez que no querríamos plantearnos en la vida, pero que ha llegado (aquí estás, después de todo). No te diré «No te preocupes», porque eso no solucionará el problema de tus préstamos. Pero sí te diré «Existe una salida». Varias, de hecho. Caminos que puedes recorrer para librarte de las deudas. ¿Cuanto antes, mejor? Desde luego. Te diré por qué.

Las deudas sin pagar son un lastre en nuestra vida, pues no solo nos restan dinero, sino que son una fuente de preocupación, lo cual no es bueno para nuestra felicidad, salud mental y productividad en el trabajo (lo cual contribuiría a reunir más dinero). Así que el artículo de hoy trata sobre cómo pagar deudas atrasadas de manera eficaz, para que por fin respires con tranquilidad y puedas disfrutar de esos euros bien ganados con tu empleo.

Uno de tus objetivos en la vida debería ser pagar deudas de tarjetas de crédito cuanto antes. Sí, he dicho objetivos en la vida. Resulta extraño centrarte en darle dinero a otros, pero soy tan rotundo porque sé que esos pequeños trozos de plástico acarrean un interés medio del 18,01 %. Y eso es una salvajada que destruirá parte de tu nómina a menos que le pongas una solución inmediata.

Recuerda que el interés compuesto funcionan en ambas direcciones, y con las tarjetas de crédito estas en el lado malo de la ecuación. Si tienes este tipo de deudas pendientes, deberías hacer lo posible por librarte de ella. Y esto lo digo antes de mencionar el núcleo del artículo, que es métodos para amortizar tus préstamos. Mantenlo en el fondo de tu mente: «las tarjetas de créditos son malas, y nunca más volverás a usarlas».

Ahora planteemos algunas de las dudas más comunes respecto a los préstamos.

Cómo pagar deudas y ahorrar

¿Pagar deudas o ahorrar? Es posible que te plantees esta duda si todos los meses, pese a los muchos gastos, logras conservar cierto dinero. Bien por ti. Ahora llega el dilema de qué hacer con ese extra. Gastárselo sin más es, desde luego, una pésima idea. No compres lo que no necesites, especialmente mientras estés endeudado. Solo deberían quedarte tres alternativas viables:

  1. Ahorrar
  2. Invertir
  3. Amortizar

En primer lugar está el guardar el dinero para cuando sí lo necesites. No voy a decir que sea un mal consejo, porque siempre viene bien contar con un colchón para cuando lleguen los malos tiempos (porque vendrán, es ley de vida) pero tampoco debería ser muy grande, porque esos euros podrían ofrecer un mejor rendimiento si sirven para reducir tus gastos (deudas) o aumentar tus ingresos (invertir).

En segundo lugar está invertir. Personalmente solo recomiendo invertir dinero si la única deuda que tienes es la hipoteca. ¿Por qué? Porque la tasa de interés de una hipoteca es inferior al rendimiento medio de la bolsa, préstamos u otros inmuebles. Aquí resulta más complicado aconsejar. Por norma general, si los intereses de tus préstamos son inferiores al 4% te conviene invertir en bolsa, pero es perfectamente razonable que prefieras dedicar tu dinero a librarte de las deudas.

Por último está amortizar, que es el tema principal de este artículo. Pagar deudas poco a poco es una forma de ahorrar, porque a medida que amortizas deudas dejas de pagar esas letras, lo cual contribuye a que tengas más ingresos (técnicamente, que gastes menos) que puedes utilizar para ese ahorro que estás buscando o (mejor opción) amortizar otras deudas y así aumentar aún más la proporción de nómina que se queda en casa. Así que ante la pregunta de si ahorrar o amortizar deuda, lo más recomendable es adoptar la segunda opción.

Necesito pagar mis deudas y no tengo dinero

Este es un clásico de la desesperación. Sentirse impotente ante el peso de nuestras obligaciones financieras. Pagar deudas sin dinero es imposible. Obviamente. Pero debes preguntarte si realmente no tienes dinero o si solo lo aparenta. En primer lugar es aconsejable establecer un presupuesto de tus ingresos y gastos mensuales, para calcular dónde puedes recortar gastos y destinar esos euros libre a salir del pozo donde has caído.

Aún así podrías encontrarte en con que no puedes pagar deudas con tu salario, ¿qué hago? En tal caso no deberías haber incurrido en deudas, obviamente. Sin embargo, ya es tarde para eso, por lo que vamos a buscar soluciones proactivas… Encuentra nuevas fuentes de ingresos. Es la única opción. Un trabajo mejor pagado, o que pague más cambio de más horas. Un segundo empleo. Tal vez sacar dinero con alguna habilidad que tengas, como pintar casas, tallar miniaturas o cuidar hijos de tus vecinos. Sea como sea, para pagar tus deudas necesitas dinero. Y como esté no cae del cielo, tendrás que encontrar formas de aumentar los ingresos de la casa.

Mejor forma de pagar deudas

De modo que, ¿cuál es el mejor método para devolver los préstamos? Evidentemente, lo mejor sería pagar deudas sin intereses; devolver la cantidad originalmente prestada y así no hacer frente a ningún recargo adicional. Por desgracia, la única forma de pagar deudas sin intereses es abonar la cuantía que debes en un solo pago. A tocateja. Algo que muy pocos se pueden permitir. Nadie, supongo. Es dudoso que hubieras pedido dinero si ya disponías de él.

Pero a menos que recibas una cuantiosa cantidad de dinero, como una herencia o un boleto de la lotería de Navidad, es probable que debas recorrer el largo camino de amortizar poco a poco tus deudas. Como hacemos los simples mortales. Y para ello

Cómo empezar a pagar deudas: dos métodos

¿Qué deudas pagar primero? ¿Amortizo primero deudas pequeñas o grandes? ¿Mi deuda personal o la bancaria? ¿Qué ocurre con los tipos de interés? ¿Me afectan? Nota: Sí. No existe una respuesta universal sobre qué deuda conviene abonar primero, aunque sí es aconsejable amortizar una y luego otra, no todas a la vez. Eso es lo que has hecho hasta ahora, y solo deja el regusto amargo de ver cómo tu dinero se evapora sin que hayas terminado de pagar nada. Es hora de tomar cartas en el asunto y amortizar algunas de tus deudas, para luego pasar a la siguiente, y a la siguiente…

Respecto a la metodología, cada uno tiene su sistema preferido, desde abonar primero la más antigua a métodos más eficaces, como los dos que explicaré hoy: la bola de nieve y la avalancha. Que sirven para pagar todas las deudas, grandes o pequeñas.

Y como nada mejor que un ejemplo, para ello vamos a suponer una casa donde se ingresan al mes 2100 € (entre los dos) y tienen las siguientes deudas.

  • Hipoteca restante: 95000€. Interés: 2,83 %. Pago mínimo: 434 €
  • Tarjeta de crédito: 2900€. Interés: 17,21 %. Pago mínimo: 188 €
  • Financiación del coche: 22500 €. Interés: 6,72 %. Pago mínimo: 340 €
  • Préstamo personal (la ortodoncia de la niña): 1500€. Interés: 5,21 %. Pago mínimo: 56 €
  • Total: 1018 €

De modo que, sin contar gastos, la mitad del salario de la casa se marcha en deudas cada mes. Es una situación muy problemática y requiere de mucho sacrificio para seguir adelante (sin mencionar ese desaliento de ver cómo el dinero desaparece), pero es necesario un sacrifico extra para 1) escapar de esas deudas y 2) escapar cuanto antes para ahorrar dinero a largo plazo. Por ello, ahora te presento las dos formas que tienes de atacar a estas deudas pendientes.

Nota: Puedes llevar un control de todas tus deudas gracias a mi calculador de deudas y amortizaciones. Aquí te muestro una captura de pantalla que refleja los datos antes mencionados, desde enero, por si eres de quienes adoptan propósitos de Año Nuevo (desde El euro extra te aseguramos que amortizar tus deudas sería un propósito excelente).

Calculadora sobre cómo pagar deudas y diferentes plazos de amortización.

A este ritmo, tardarás 308 meses en librarte de TODAS tus deudas. Incluida la hipoteca. Pero las deudas que de verdad te lastran (coche, tarjeta y ortodoncia) estarán contigo durante 83 meses. Casi siete años.

En primer lugar, ¿cuánto dinero extra, más allá del pago mínimo, podrías arrojar cada mes a las deudas ahora que has adoptado el compromiso de liberarte de las cadenas de los préstamos? Pongamos 200 €

Método psicológico: la bola de nieve

El efecto bola de nieve no es nuevo en el mundo de las finanzas. A menudo se utiliza para expresar el efecto que los dividendos tienen sobre tus inversiones (reinvertir tus rentas en más acciones acelera el crecimiento de tu patrimonio), pero aquí hablamos sobre el dinero que debes. No el que ganas.

Eso llegará después.

Volviendo a las deudas, el método bola de nieve clama por amortizar tus deudas de una en una, empezando por la más pequeña. De modo que cada vez tengas menos deudas y, a la vez, menos dinero a deber. De modo que tu propio dinero (tu salario u otros ingresos que percibas) se conviertan en una bola de nieve que se agranda a medida que aplastas tus deudas. Se entiende, ¿no? A medida que amortizas deudas, cuentas con más dinero para hacer frente a las demás. Hasta que consigues la victoria.

¿Cómo funciona el método bola de nieve? Bien, recurramos al ejemplo antes mencionado, tus cuatro deudas ordenadas de menor a mayor, el orden en que las amortizarás con este sistema.

  1. Préstamo personal: 1500 €
  2. Tarjeta de crédito: 2900 €
  3. Coche: 22500 €
  4. Hipoteca: 95000 €

Recordemos que durante este tiempo estás abonando el pago mínimo exigido para cada una de tus deudas, pero vas a invertir algunos euros adicionales en librarte cuanto antes de las deudas.

Un pago único de 200€ nos restaría cinco meses hasta amortizar la deuda, que está muy bien. Pero has adoptado el compromiso de arrojar 200€ extra al mes sobre el pago mínimo. De modo que ahora te plantas en junio libre de una de tus deudas y puedes destinar esos 200€ extra la siguiente más pequeña (la tarjeta de crédito), que amortizarás dentro de cinco meses (en noviembre también libre de esta deuda). En un año has amortizado dos de tus deudas, y cuentas con 144 € más al mes. La pregunta es, ¿los dedicarás a gastos o los sumarás a la bola de nieve para amortizar antes tus otras deudas?

Cómo pagar deudas grandes y pequeñas

Ventajas y desventajas del método bola de nieve

Vamos a ahorrarnos unos cuantos pantallazos. ¿Cuánto has ahorrado con el método bola de nieve? Veamos, con esos 200€ extra al mes a la deuda más pequeña que quede, los resultados son los siguientes:

  • Tiempo:
    • Hipoteca: De 308 meses a 220 meses.
    • Tarjeta: De 18 meses a 11 meses.
    • Coche: De 83 meses a 52 meses.
    • Ortodoncia: De 29 meses a 6 meses.
  • Dinero ahorrado en intereses: 25071 €

Es innegable que pagar antes y menos es una gran ventaja. Te has ahorrado 25000 euros, y eso sin reinvertir el dinero que había quedado libre a medida que amortizabas deudas. Pero la mayor ventaja de este sistema es el efecto que tiene sobre tu mentalidad. A los pocos meses te has librado de uno de tus deudas, y antes de que acabe el año has abonado la segunda, por lo que son dos pagos menos que se ven reflejados en la cartilla del banco. Ese bienestar, esa sensación de que te has librado de un peso sobre tus hombros, es un poderoso aliciente para continuar con el método.

La bola de nieve se basa en la psicología de las pequeñas victorias: «Si he logrado esto, puedo con lo otro». Por eso es el sistema más recomendable, porque cosechas victorias tempranas que te animan a continuar en tu epopeya de ser libre de toda deuda.

La bola de nieve se basa en la psicología de las pequeñas victorias: «Si he logrado esto, puedo con lo otro». Clic para tuitear

Método matemático: la avalancha

Dejamos de lado las emociones para centrarnos en la ciencia. Vaya por delante que, sobre el papel, este es el método más eficaz para pagar tus deudas. Aunque no necesariamente mejor. Es el de la eficiencia matemática. Y las matemáticas no engañan.

El método avalancha se cimenta en atacar en primer lugar la deuda más nociva, la que acarrea una mayor tasa de interés. Amortizando primero ese préstamos evitas pagar intereses adicionales, lo que te permite ahorrar dinero a largo plazo. Es como atajar primero la herida más grave, en lugar de la más sencilla.

  1. Tarjeta: 17,21 % de interés.
  2. Coche: 6,72 % de interés.
  3. Ortodoncia: 5,21 % de interés.
  4. Hipoteca: 2,83 % de interés.

Ventajas y desventajas del método avalancha

Amortizar la deuda con mayor tasa de interés tiene un resultado evidente: con el sistema avalancha ganas tiempo y dinero, porque es más eficaz, tal y como reflejan los datos.

  • Tiempo:
    • Hipoteca: De 308 meses a 212 meses.
    • Tarjeta: de 18 meses a 8 meses.
    • Coche: De 83 meses a 42 meses.
    • Ortodoncia: De 29 meses a 29 meses.
  • Dinero ahorrado en intereses: 26291 €

Con este sistema has pagado todas tus deudas 8 meses antes, y te has ahorrado unos 1200 euros extra en intereses. Como ves, el método avalancha es mejor sobre el papel, porque utilizas las matemáticas a tu favor. Lo primero que has pagado es la deuda de tu tarjeta de crédito, y luego te has centrado en las letras del coche, pero como era una deuda considerable —ha llevado tiempo—, a medio camino has amortizado el préstamo para la ortodoncia (sin añadir dinero extra a esa deuda). De modo que al terminar de pagar el choche solo te falta la hipoteca.

Atacar a las deudas con mayor interés te permite ganar tiempo y dinero, pero tiene un menor efecto sobre tu autoestima: tu primera deuda la abonaste a los 8 meses (frente a los 6 de la bola de nieve), y luego transcurrieron otros 21 meses (casi dos años) hasta verte libre de otra de tus deudas. Y ni siquiera la que estabas atacando. Como digo, este sistema es más eficaz, pero puede desalentarte al mostrar escasos resultados a corto plazo.

No obstante, si adoptas este método es probable que SÍ utilices el dinero libre de tus deudas ya amortizadas para contribuir a la amortización, ya que habrás comprendido el poder del interés compuesto y querrás librarte de él cuanto antes. Personalmente, es el que recomendaría, pero también aviso que es más fácil fracasar con este.

Malos consejos para pagar deudas más rápido

Pagar deudas con un préstamo

Una malísima, malísima idea. No puedes cavar un agujero y usar esa tierra para tapar otro. El agujero sigue ahí, aunque sea en otro lugar. Esta práctica es la que a menudo conduce a las empresas la ruina, cuando acumulan deudas con diversos bancos hasta que un día todo el asunto explota. Solo pospone lo inevitable. La única —Y SOLO UNA— excepción sería si la tasa de interés del segundo préstamo (que debe ser equivalente al primero) es CONSIDERABLEMENTE inferior a la primera. Hablo de un salto del 17% al 11% (por poner un ejemplo).

Pero en el improbable caso de que te ofrezcan esta posibilidad (consulta bien la letra pequeña, no vaya a existir una cláusula de temporalidad, o las cuantías de los plazos sean más elevadas) ya advierto que es una malísima idea, porque a menudo solo incurres en una deuda aún mayor, un pozo más profundo del que pretendías escapar, donde los pagos pendientes y los intereses se acumulan.

Ayuda para pagar deudas

A diferencia del anterior, aquí quien te presta el dinero es un amigo o familiar, alguien que cuenta con el dinero para respaldarte en una mala situación. Te imponga o no intereses, lo cierto es que es un problema grave, porque no solo hay que tramitarlo por escrito (obligación que mucha gente parece ignorar) sino que arriesgas la relación con esa persona. Pedir veinte euros a un amigo para el taxi es una cosa, pero cinco mil para terminar de pagar una reforma os sitúa a ambos en un compromiso que es mejor que no exista.

Tan solo estás cambiando la deuda de lugar, probablemente con condiciones más favorables, pero acabas de arriesgar vuestra relación, especialmente si se da la circunstancia de que no puedas devolver el dinero en tiempo y plazo. Es MUY mala idea, y además colocas a la otra persona en un compromiso.

Oración para pagar deudas y atraer abundancia

Por último… En fin. La de cosas que uno descubre. Este solo lo pongo porque buscando información para el artículo me he encontrado tontadas como estas. Rezar a Dios o alguna bruja para invocar la buena fortuna. NO FUNCIONA. Trabaja duro, gana más dinero y sacrifica gastos para hacer frente a tus deudas. No hay ningún misterio en cómo salir de tu problema sobre cómo pagar deudas eficazmente.

Por Carlos Pérez Casas

Recoge los beneficios de sus novelas y los invierte en dividendos porque algún día le gustaría jubilarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *