Las empresas se dedican a ganar dinero. El producto, servicio o política que adopten varía con cada empresa, pero todas albergan el objetivo de ganar dinero. Sin embargo, a veces reparten una porción de ese dinero a sus inversores. Un dividendo es parte del beneficio de una empresa que esta decide compartir con sus accionistas. Es, en principio, un síntoma de la buena salud financiera de una compañía. Pero, por encima de todo, para los inversores representa una forma de obtener ingresos pasivos. Sin embargo, existen quienes consideran irrelevantes, o incluso dañinos, los dividendos. Por eso en este artículo explicaré por qué las compañías pagan dividendos y cuáles son las razones para adoptar (o no) esta política corporativa.

¿Por qué las compañías pagan dividendos?

Siempre he considerado que una de las grandes ventajas de ser accionista de una empresa es disfrutar de ingresos regulares en forma de dividendos. Me gustan los ingresos pasivos. Y mucho. Siempre es agradable que cada mes te paguen un dinero (sí, cada mes; puesto que poseo acciones en muchas empresas, para recibir todos los meses una porción de ingresos que luego reinvertiré). Por ello soy este tipo de inversor que destina sus ahorros en invertir en dividendos.

Sin embargo, resulta extraño que una empresa renuncie a parte de sus beneficios, que es lo que representan los dividendos. ¿Por qué las empresas pagan dividendos, entonces?

Argumentos en contra de los dividendos

La primera y más importante es que la empresa esté en crecimiento, y por ello necesite todo el dinero que pueda reunir para financiar su expansión. Por eso las startup no pagan dividendos, porque emplean sus recursos en crecer y no están por la labor de recompensar a sus accionistas.

No existen garantías de que una compañía vaya a pagar dividendos en el futuro, porque nunca se sabe si necesitarán el dinero para otros proyectos. Dos ejemplos son Electronic Arts y Google, empresas consolidadas que cuentan con un importante flujo de dinero en efectivo, pero se niegan a pagar dividendos porque reinvierten constantemente en hacer crecer su negocio. ¿Pagarán en el futuro? Tal vez. Quién sabe. De momento consideran que necesitan el dinero para expandirse.

Los dividendos no sirven para nada

Uno de los puntos más destacados en este aspecto es la teoría de la irrelevancia de los dividendos, la afirmación de que si el dinero para pagar el dividendo sale de la compañía, la compañía pierde un valor equivalente al dividendo pagado. Esto es cierto. Si una compañía vale 20€ y paga 1€ de dividendo, entonces su acción ahora vale 19€, más el euro que has cobrado como inversor. (Aunque se debe tener en cuenta que el valor de la acción se basa más en el sentimiento del mercado que en la realidad de las finanzas).

Si te das cuenta, la fecha ex dividendo de una acción no solo marca el día que tus acciones son elegibles para el pago de dividendos, sino que son una fecha en rojo. El 90% de las ocasiones, el valor de la acción caerá el día ex-dividendo Hoy mismo es la ex dividendo de Red Eléctrica Española, paga 27 céntimos, el valor de la empresa ha bajado 30 céntimos al cierre del mercado. Es normal, como la empresa ha pagado dinero, por lo tanto ha perdido valor. Por ello consideran que una acción que no paga dividendos es capaz de generar un «dividendo doméstico» al conservar el dinero para futuras inversiones.

Quien cobra dividendos, paga impuestos

Un segundo argumento en contra es que los dividendos están sometidos a cargas fiscales (retención). En España debes pagar un 19% de IRPF por los primeros 6000€, luego esta carga se incrementa por tramos, como ocurre con las rentas de trabajo. Sin embargo, este argumento sobre la carga fiscal no es preciso, puesto que los beneficios capitales (vender una acción a un precio mayor que el de compra) también soportan una carga fiscal. Y es más probable que ingreses 6000€ en un año al vender acciones que al cobrar dividendos. Si se miran bien los números, cosechar beneficios de golpe es menos efectivo desde una perspectiva fiscal que cobrar menores cantidades a lo largo del tiempo.

¿Por qué las compañías pagan dividendos si perjudican a la empresa?

Por último, existen inversores que creen que los dividendos lastran a una compañía, pues liberarse de ese dinero les impide invertir en nuevos proyectos o en modernizar su maquinaria. El argumento es que el dinero de los dividendos debería invertirse en mejorar la rentabilidad de la compañía, en mejorar la cotización de las acciones de una empresa, en descubrir nuevas formas de ganar más dinero o imponerse sobre los competidores de su sector.

Argumentos a favor de los dividendos

El descuento ex-dividendo se compensa en días posteriores

En primer lugar, los defensores de los dividendos no consideran que la empresa pierda valor al pagar dividendos, porque a menudo otros inversores detectan ese momento como una oportunidad de inversión en una empresa en descuento. Hoy la acción es más barata que ayer. De modo que la pérdida de capital se ve rápidamente compensada por las compras de nuevos inversores, por lo que el precio de la acción se recuperará tras un tiempo.

Hay incluso quienes consideran que tras la fecha ex dividendo es el mejor momento para invertir en una empresa, porque al descuento del dividendo pagado se suma el descuento de los cazadividendos, aquellos inversores que compran acciones solo para cobrar el dividendo y luego transfieren el dinero a otras empresas.

Proyectar una imagen de fortaleza financiera es una de las razones por qué las empresas pagan dividendos

En segundo lugar está la solidez de una empresa. Como antes he mencionado, las startup no pagan dividendos porque necesitan todo el dinero para crecer. Una de las razones sobre por qué las empresas pagan dividendos es para demostrar su solidez financiera: cuentan con más dinero del que pueden gastar, y por ello remuneran sus accionistas, aquellos que les han apoyado durante su existencia.

Las compañías que pagan dividendos se consideran las más estables de la bolsa, y eso es reconfortante para los inversores más conservadores. De hecho, hay ciertos sectores del S&P500 que son más propensos a pagar dividendos, como servicios públicos y el sector inmobiliario, dado que se trata de empresas de las que no se espera un notable crecimiento, por lo que su rentabilidad se mide en esos pagos trimestrales. El pago regular de dividendo envía un claro mensaje al mercado financiero acerca de lo bien invertido que estará nuestro dinero. Coca-Cola siempre ha estado ahí; y su dividendo, también.

Los dividendos atraen a nuevos inversores y fidelizan a los viejos

Los dividendos son muy atractivos para los inversores que buscan ingresos. Este es uno de los pilares clave de la existencia de los dividendos, la mentalidad de los ricos es la de utilizar el dinero para comprar bienes que les proporcionen rentas. Rentas que entonces usarán para adquirir nuevos bienes o pagar su estilo de vida. Los verdaderos ricos no usan su salario para comprarse lujos, utilizan sus activos.

El pago de dividendos es muy importante para algunos inversores (yo, por ejemplo) por lo que son un reclamo para el mercado, una ventaja a la hora de reunir capital de nuevos inversores. Adicionalmente, establecer una política de dividendos regulares y crecientes año a año, como hacen los aristócratas del dividendo, implica que los antiguos inversores conservarán sus acciones para beneficiarse de esos futuros incrementos. Pagar dividendos es una forma de conseguir financiación a través de nuevos inversores.

Los dividendos proporcionan ingresos adicionales

Esto es evidente. Pero me apetece recalcarlo, pues es la razón para invertir en este tipo de empresas. Los dividendos pueden convertirse en un complemento para tu salario en caso de que necesites nuevos ingresos. Lo recomendable siempre ha sido reinvertir los dividendos (especialmente a través del script dividend, una de las clases de dividendos que cuenta con ventajas fiscales) y aprovecharse del efecto bola de nieve, pero a veces el dinero es necesario para cubrir gastos.

Hace tiempo escribí una forma de conseguir internet gratis (más o menos) gracias a tus ingresos pasivos. Comprar acciones que paguen dividendos hasta que estos igualen tus facturas es una práctica no muy difundida pero presente. De hecho, mi objetivo a corto plazo es ese: que mis dividendos igualen electricidad, teléfono, internet y, con el tiempo, hipoteca. El planteamiento es conseguir un balance cero (dividendos – gastos = 0 ), lo que me permitirá, de facto, conservar mi salario.


Este artículo de El euro extra sobre por qué las compañías pagan dividendos no debe ser tenido en cuenta como un consejo financiero, sino mi experiencia personal al invertir en bolsa a través de Etoro y DEGIRO. Consulta a un verdadero experto en materias bursátiles. Tu capital está en riesgo.

Por Carlos Pérez Casas

Recoge los beneficios de sus novelas y los invierte en dividendos porque algún día le gustaría jubilarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.