Con las recientes noticias sobre el aumento de la rentabilidad de los bonos y la Reserva Federal de EEUU imprimiendo billetes como quien reparte panfletos ha surgido cierta preocupación en el país de los yanquis respecto a la inflación (allí). Sin embargo, todo lo que afecta allí tiene consecuencias aquí, por lo que tal vez es momento de hablar sobre cómo afecta la inflación a la bolsa, a nuestra propia economía y qué podemos hacer para protegernos de este veneno suave que nos acompañará (casi) toda la vida.

¿Qué es la inflación?

La inflación es un fenómeno económico que hace referencia a un aumento continuo del precio general de los bienes y servicios. Como consecuencia, el poder adquisitivo del dinero disminuye, ya que cada euro/dólar/libra es capaz de comprar menos productos.

A medida que la inflación incrementa, el valor del dinero disminuye. Los precios suben, los consumidores pueden adquirir menos productos, los beneficios se reducen y eso ralentiza la economía hasta que la situación se estabiliza (una inflación limitada). Normalmente su impacto es limitado, 1%, por ejemplo. Pero como es un fenómeno continuo, este progresivo aumento de precios año a año termina por afectar a nuestro coste de vida y a nuestros ingresos.

¿Por qué se produce la inflación?

La inflación se produce cuando hay demasiado dinero en circulación, ya sea porque los organismos oficiales (Fábrica de Moneda y Timbre, Reserva Federal…) han emitido gran cantidad de efectivo, o porque dinero que había permanecido oculto/ahorrado ha entrado repentinamente en la economía. Ambas han ocurrido en época de pandemia.

Durante 2020 la Reserva Federal de EEUU se puso a imprimir billetes como si no hubiera un mañana. Y aunque mucha gente ha perdido su empleo o ha visto disminuido su poder adquisitivo, también es cierto que parte de la población (la que ha mantenido su empleo), ha tenido opciones limitadas de gastos (sin viajes, sin bares, sin comercio, sin concesionarios…), lo que ha supuesto una gran cantidad de ahorro para esas familias.

Cómo nos afecta la inflación (país, familias, empresas…)

Pero no estás a salvo. La inflación afecta a todos los aspectos de la economía y la sociedad, desde el crecimiento económico de todo un país, la balanza de pagos y las cifras de desempleo, hasta la economía familiar, la de las personas (la población real) y la cesta de la compra (la canasta familiar, que dicen en Hispanoamérica). Nadie escapa a sus finas redes. Es más, como cada aumenta, se produce un efecto de interés compuesto que perjudica al valor del dinero.

Por suerte no todo es tan dramático como he dicho en el párrafo previo. Quieras o no, la inflación ha estado presente durante toda tu vida, aunque tal vez hasta este momento no te has dado cuenta de la (pequeña) amenaza que supone para tu economía. Cada punto porcentual que aumenta la inflación tú eres un punto porcentual más pobre. Es un pequeño roedor que te quita muy poco, pero te quita. Por lo que debes emplear ciertas herramientas para combatir la inflación. Pista rápida: dejar tu dinero inmóvil no funcionará.

Cómo afecta la inflación al ahorro

Como ya habrás visto, la inflación reduce el valor del dinero. De modo que el ahorro, aunque necesario, en realidad supone un coste que no anticipabas. El dinero almacenado, al no ofrecer rendimiento, pierde valor con el tiempo por culpa de la inflación. Debes estar al tanto del porcentaje de inflación, y ver si tu cuenta bancaria (algunas de ellas) puede equilibrar ese porcentaje. Si no, es mejor que valores colocar el dinero en otro sitio. Aunque, como siempre, es buena idea mantener ciertos ahorros, pese al (pequeño) coste que eso supone.

El dinero almacenado, al no ofrecer rendimiento, pierde valor con el tiempo por culpa de la inflación. Clic para tuitear

Por lo que, si el ahorro no es la mejor opción, entonces la senda adecuada para combatir como afecta la inflación es invertir. Y si aún tienes dudas recuerda la historia de Tiffany, Britanny y Sarah: siempre es un buen momento para invertir.

Cómo afecta la inflación a la bolsa

La mejor forma de combatir la inflación es aumentar nuestros ingresos, ya sea a través de un aumento de sueldo o mediante actividades económicas paralelas. Invertir en bolsa es otra de las posibilidades, ya que la revalorización de las acciones, o invertir en dividendos, combatirá la inflación.

Invertir es mi recomendación pero, ¿son todas las estrategias de inversión válidas en épocas de inflación? ¿Qué rentabilidad ofrecen acciones de valor frente a las de crecimiento? ¿Qué pasa con los bonos? Esas eran mis preguntas, de modo que me he puesto a investigar, en caso de que necesitase alterar mi cartera de inversión. En realidad no tengo intención de modificarla mucho, porque considero que los dividendos son la opción que mejor encaja conmigo, pero nunca está de más saber a qué me enfrento.

Cómo afecta la inflación a las acciones

Sobre el papel, perjudica a tus nuevas compras, debido a que una subida de precios supone que las acciones son más caras. El contrapunto es que las acciones que ya tenías adquiridas aumentan de valor, por lo que se puede hablar de revalorización. Las acciones que pagan dividendos tendrán una rentabilidad por dividendo menor de lo normal (en teoría) ya que (de nuevo, en teoría) son más caras. Los dividendos siguen ahí, pero si han subido los precios generales esos dividendos te permiten comprar menos.

También hay diferencias entre acciones, pues aquellas empresas que venden productos podrían ver una reducción de ventas, lo cual es malo para la acción, pero las empresas que recaudan renta (en otras palabras, las REIT) sí podrían beneficiarse del aumento general de precios.

En resumen:

  • Recibes los mismos dividendos, pero estos tienen menos valor.
  • Algunos incrementos de dividendo podrían no superar la presente inflación.
  • Comprar nuevas acciones es más caro.
  • Las viejas acciones, especialmente REIT, se revalorizan.
  • Nada de lo anterior importa si sigues comprando acciones cuando están baratas.
  • Así que deja de preocuparte por todo lo dicho en este artículo.
  • En serio, tus acciones van bien.

Cómo afecta la inflación a los bonos

Los bonos son una opción segura de inversión. No obstante, algunos de estos bonos (especialmente los del Estado a corto plazo) podrían no ofrecer la rentabilidad necesaria para combatir la inflación. Consideraba invertir en bonos una forma de almacenar capital para cuando el precio de las acciones baje y pueda comprarlas de oferta. Pero tras estudiar la inflación también les otorga la capacidad de ser mi ancla en estas aguas turbulentas.

En tiempos de creciente inflación, un bono se convierte en ahorrar, pues puede que rentabilidad e inflación se mantengan pares. Bonos que ofrezcan en torno a un 2% de rentabilidad ya me protegerán de la inflación casi todos los años (en España la inflación no suele superar ese porcentaje, al menos no más de un solo año). No obstante, la renta fija tiene el problema de que es eso, fija, y durante largos períodos de tiempo tu rentabilidad se verá penalizada por esa inflación. De ahí que recomiende utilizar bonos ETF en lugar de bonos ordinarios, para que los nuevos bonos (los que sustituyen a los viejos dentro del ETF) se mantengan actualizados.

En resumen

Que no te preocupes. He hecho lo posible por entender y explicar cómo afecta la inflación a la bolsa, las acciones y los bonos. Y lo único que he sacado en claro es que ya lo estoy haciendo bien. Me preocupo por los fundamentales de las empresas que compro, y busco acciones con una buena rentabilidad por dividendo. Y cuando lo hago es porque esas acciones están baratas, más de un 1% o un 1,3% que puede haber subido la inflación. No voy a pagar de más por mis acciones en condiciones normales, tampoco lo haré en época de inflación. Siempre hay alguna acción barata que comprar (LTC Properties, ACS, Pfizer, por ejemplo, mientras escribo estas líneas).

De modo que no voy a preocuparme de comprar esto y vender lo otro cada trimestre con los nuevos datos de inflación. No merece la pena. La inflación va a estar siempre presente en tu vida —también la deflación, cuando toque— pero no deberías considerarlo un factor fundamental a tener en cuenta a la hora de invertir en bolsa. Nada. Tú compra acciones de buenas compañías, y la rentabilidad llegará. Inflación o no.

Este artículo de El euro extra sobre cómo afecta la inflación a tus inversiones no debe ser tenido en cuenta como un consejo financiero, sino mi experiencia personal al invertir en bolsa a través de Etoro DEGIRO. Consulta a un verdadero experto en materias bursátiles. Tu capital está en riesgo.

Por Carlos Pérez Casas

Recoge los beneficios de sus novelas y los invierte en dividendos porque algún día le gustaría jubilarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *