Este artículo debería haberlo escrito antes. Mucho antes. Ya que mi principal motivación para invertir fue ahorrar para la jubilación. No me introduje en el mundo de la bolsa, los planes de pensiones, el crowdlending y la inversión inmobiliaria para hacer rico. No. Soy realista. Desde un principio me fijé que mi horizonte estaba a 35 años, los que me quedan —en teoría— para jubilarme. Y esos son muchos años para dejar que tus inversiones crezcan, pero hay gente que con cincuenta y pico aún no ha empezado (¡corre!) y otros que ya se lo plantean con veintipocos (¡enhorabuena!). Para quienes permanecen rezagados, aquí van cuatro buenas razones para ahorrar para la jubilación.

¿Por qué se dice ahorrar para la jubilación cuando debería ser «invertir»?

En primer lugar, el título de este artículo es impreciso. Ahorrar para la jubilación. En realidad debería llamarse 4 razones para invertir para la jubilación. Porque es eso, invertir, lo que hay que hacer si queremos una vejez cómoda (o al menos carente de penurias); sin embargo, en la mentalidad española todavía no ha cuajado la idea de la inversión. Probablemente se deba a la existencia de las pensiones públicas, que nos han inducido la idea (bien acertada) de que con nuestra contribución a la Seguridad Social disfrutaremos de una pensión cuando llegue el momento de jubilarnos. Papá Estado nos protege porque durante nuestra vida laboral nos ha quitado parte del sueldo, con la promesa de compensarnos en la vejez.

No obstante, no funciona igual en todos los países. Y nadie tiene más presente la inversión de cara a la jubilación que los americanos, cuya Seguridad Social es un desastre (al igual que su Sanidad, su Educación…). Un desastre si no tienes dinero, claro.

¿Por qué invertir para la jubilación cuando vives en EEUU?

Estados Unidos es un país de individualismo y privatizar, todo lo bueno que tienen, es para quien se lo puede permitir. Por ello los yanquis aprenden muy pronto la necesidad de ahorrar para la jubilación, porque no cuentan con un Papá Estado. Los americanos disponen de una amplia variedad de cuentas de ahorro para la jubilación, que en realidad son cuentas de inversión en diversas compañías, o directamente invierten en el índice S&P500.

Conscientes de sus necesidades del mañana y lo incierto de su propio sistema de pensiones público, los estadounidenses destinan dinero todos los meses a sus diversas cuentas de inversión, ya sea personal, de la empresa o de jubilación. Dinero que a lo largo de los años crece y crece. Hasta que llegado el momento de retirarse, los ancianos de EEUU disfrutan de un buen dinero para disfrutar durante sus últimos años. Los que han sido previsores, claro. Y es importante que tú también lo seas. Aunque no vivas en Estados Unidos.

4 razones para ahorrar para la jubilación

Ahora que hemos aprendido de los que saben acerca de jubilaciones inciertas, es el momento de hablar de ti. De tu futura pensión. Si has leído alguna de mis novelas verás que tengo tendencia a crear mundos que están en la mierda (injusticia, crimen, explotación…) pero que pueden arreglarse. Esa es mi visión del mundo, que estamos en la mierda, pero podemos mejorar.

Lo que sucede es que las cosas no mejoran por sí solas, hay que actuar. Desde hace unos años, nos inducen la preocupación acerca de la sostenibilidad del plan de pensiones, que los trabajadores de hoy no podrán jubilarse mañana. Miedo. Miedo. La verdad es que considero que son exageraciones. Tarde o temprano se encontrará la forma adecuada para financiar las pensiones, porque el Estado no nos dejará tirados si quiere seguir existiendo. No obstante, eso no garantiza que las del futuro sean unas buenas pensiones, o que puedas disfrutarlas mucho tiempo si te retrasan la edad de jubilación a quince años antes de que te mueras.

Por ello hay que tomar medidas para el ahorro (inversión) de cara a nuestra tercera edad. Medidas sanas, porque quieres actuar respecto a estos cuatro puntos de cara a la jubilación.

  1. Es mejor no depender únicamente de las pensiones públicas de la Seguridad Social.
  2. No quieres ser una carga para tus hijos.
  3. Existen beneficios fiscales asociados a un plan de pensiones privado.
  4. Cuanto antes empieces, mayor tiempo le darás al interés compuesto para que tu dinero crezca.

Como ves, existen razones de seguridad, de tranquilidad de conciencia y razones económicas para ahorrar para la jubilación. Es algo que deberías, no plantearte, sino actuar ya. Basta con establecer un presupuesto (práctica muy aconsejable para las finanzas de la casa) y destinar parte de tu dinero a tus inversiones. Al invertir, se empieza con poco, pero año tras año, habrás acumulado un importante capital.

Sin embargo, ahora entraré en detalle en las razones para ahorrar para la jubilación.

1. No depender solo de la Seguridad Social

Hay mucha gente (mis padres, por ejemplo) cuya única fuente de ingresos es la pensión de la Seguridad Social. No da para grandes lujos (son pensiones, al fin y al cabo) pero sí para vivir con tranquilidad. Ahora bien, ¿la situación será la misma cuando nosotros nos jubilemos? Como digo, confío en que el Estado se mantenga estable dentro de treinta o cuarenta años. Pero nunca se sabe.

A medida que te haces mayor, tus gastos se distribuyen de otro modo, con más y más dinero destinado a tratamientos médicos, por lo que resulta conveniente disponer de un colchón para gastos extraordinarios. Y nada mejor para alimentar ese colchón que una segunda (o tercera) fuente ingresos, ya sea el cobro de un alquiler o los procedentes de invertir en dividendos.

«No pongas todos los huevos en la misma cesta», te habrán dicho muchas veces. Considero conveniente aplicar el refrán a algo tan importante como tu jubilación, la etapa final de tu vida, que debería estar exenta de apuros y sobresaltos. Solo nietos y largos paseos bajo el sol de invierno.

2. No ser una carga para tus hijos

Esta es importante.

Si tienes hijos, es probable que quieras pasar con ellos tanto tiempo como sea posible. Especialmente si hay nietos implicados, que son una delicia para los yayos. Sin embargo es preferible que pasar tiempo con ellos sea una opción, no una necesidad. Tener que vivir con nuestros hijos porque no podemos permitirnos hacerlo por nuestra cuenta no es como nos gustaría que fuese nuestra vejez. A menos que ganes la lotería (ni de coña) o recibas una cuantiosa herencia (tú sabrás cómo van las herencias en tu familia) necesitarás ahorrar una importante cantidad de dinero o patrimonio para no ser una carga para nadie. Especialmente para quienes te quieren.

3. Ventajas económicas de ahorrar para la jubilación

Existen multitud de oportunidades de inversión: vivienda, crowdlending, fondos de inversión… Pero en España existe una herramienta específica destinada a la jubilación, el plan de pensiones. En mi opinión, es un producto más complicado de lo que debería, pero es beneficioso (en diversos grados) para todas las personas.

Rentabilidad de tus ahorros

En primer lugar, es una herramienta de inversión, por lo que permite que tu dinero crezca con el paso del tiempo, tanto por tus aportaciones como por la rentabilidad que consiga. La idea es sencilla. Cada mes depositas una cantidad de dinero hasta llegar al límite permitido (o lo introduces todo de golpe, que también es posible), y ese dinero se invierte en activos bursátiles para ofrecer rendimiento.

Para este 2022, el Gobierno ha impuesto un límite de 1500€ para las aportaciones a los planes de pensiones personales, y otros 8500€ a los planes de pensiones de empleo. Límite total: 10.000€. Durante los últimos años han descendido el límite, por lo que se hace necesario complementar con tras inversiones. Pero para mucha gente 1500€ al año es lo que podrían permitirse, y tras 35 años, su plan de pensiones estará valorado en 280.653€ (asumo un 8% de rentabilidad anual).

Ventajas fiscales en el IRPF

No obstante, además de la rentabilidad (que podrías conseguirla con otras cuentas de inversión) existe una ventaja fiscal innata a los planes de pensiones: las aportaciones reducen la base imponible en la declaración de la renta. Esto supone que el Estado te devuelve parte del dinero invertido, cuya cuantía dependerá de tus ingresos anuales:

  • Menos de 12450 €: 285 € devueltos.
  • Hasta 20.200 €: 360 € devueltos.
  • Ingresos de hasta 35.200 €: 450€ devueltos.
  • Hasta 60.000€: 555€ devueltos.
  • Más de 60.000€: 675 € devueltos.

Como ves, cuanto mayores son tus ingresos, más te beneficia el plan de pensiones. Pero a todos beneficia.

En honor a la verdad y la transparencia, existen tres problemas asociados a los planes de pensiones (la complejidad de la que me quejaba):

  1. Altas comisiones
  2. Falta de liquidez
  3. Impuestos al rescate

Hablemos del primero, que es el más fácil de solucionar. En España los planes de pensiones que ofrecen la mayoría de los bancos son una mierda. Así de claro. Son carteras de inversión con un malísimo registro de rentabilidad y unas comisiones desorbitadas del 1,5%. Huye. Eso es regalar tu dinero al banco. Lo mejor es un ETF, más aún si es un fondo indexado. Son difíciles de encontrar, pero sé que existen planes de jubilación de fondos indexados, que son una forma de combinar las ventajas de invertir en ETF (imitar al mercado con muy bajas comisiones) con las exenciones fiscales de un plan de pensiones. Esas son las que te interesan.

En segundo lugar, un plan de pensiones se orienta a las pensiones: por lo que solo puedes recuperar tu dinero si te jubilas, enfermas de gravedad, pierdes tu empleo, te mueres o han pasado diez años. No es un dinero que tengas a mano.

Por último está el verdadero problema: no te conviene jubilarte e inmediatamente sacar todo tu dinero, porque pagarás muchos impuestos (es lo que ocurre con los salarios altos, que pagan mucho IRPF). Aquí la estrategia inteligente es sacar el dinero poco a poco, jugando con los tramos del IRPF para pagar lo menos posible. Otra molestia, pero también es salvable.

Como ya he dicho, el plan de pensiones es un producto complicado, pero eso no debería esconder que 1) es rentable y 2) está destinado a tu jubilación, así que es una forma de cuidar a tu yo del futuro.

4. Beneficiarte del interés compuesto

Razones para invertir y ahorrar para la jubilación
Fuente: Personal Finance Club

Aquí llega lo bueno, lo bueno de verdad. 🙂 Cuanto más tiempo mantengas tu dinero invertido, más crecerá. El rendimiento de las inversiones viene marcado por porcentajes, no cuantías fijas. De modo que un incremento del 8% sobre 1000€ suponen 1080€ (+80€), pero otro crecimiento del 8% suponen 1166,40€ (+86,40€). Esto es el interés compuesto, y del mismo modo que te perjudica a la hora de pedir préstamos, se convierte en tu amigo en el momento de invertir para la jubilación.

Cuanto más aportes, y antes, más crecerá tu dinero. 1000 € invertidos cinco años antes de jubilarte se convertirán en 1469,32 €; si los inviertes treinta años antes, supondrán 10062,65 €. Has multiplicado por diez. Y este es un cuento que yo me aplico a rajatabla.

Tengo 32 años. En teoría me jubilaré con 67 (eso dice el Gobierno), y cada mes destino 200€ para mi jubilación. Seré conservador y diré que de media me beneficiaré de un rendimiento anual del 8%. Es una estimación muy conservadora, tal y como puedes ver en este gráfico que expone las rentabilidades por década que ha tenido el S&P500 (las 500 mayores empresas de Estados Unidos, lo que se conoce como «el mercado»). Nota: Además, con las caídas en enero considero que estamos ante una oportunidad de inversión muy jugosa. No durará mucho más.

Bien, pongamos que mantengo esa disciplina de ahorro, que deposito dinero todos los meses, suba o baje el mercado, sin despeinarme, y no voy por ahí cazando a la espera de cuál es el mejor momento para invertir. No, disciplina. Doscientos euros. Cada mes. Este sería el resultado:

  • Contribución total: 84.000 €
  • Interés recibido: 347.250,78 €
  • Balance final: 431.470,58 €

Un 8% de rendimiento no es nada descabellado, especialmente en activos como ETF que engloban todo el mercado o en los aristócratas del dividendo. Cuando eres joven, puedes ser más agresivo e invertir todo en renta variable, que ofrece mejor rendimiento pero también mayor volatilidad (cambio de precio). A medida que se acerca la hora de jubilarse, es habitual reconfigurar la cartera hacia inversiones menos rentables pero más seguras, como invertir en bonos (renta fija) o comprar inmuebles que proporcionen un alquiler. Existe todo un abanico de diferentes tipos de inversiones a tu disposición. Pero lo importante es mantener las inversiones, para que generen ingresos pasivos que complementen tu pensión.

En resumen…

Ahorrar para la jubilación puede provocar pereza, desinterés y un camino demasiado largo para empezarlo, pero lo considero necesario. Es importante preocuparse de estas cosas cuando eres joven, para no andar desquiciado cuando seas mayor. Planificar ahora para un mejor mañana es una obligación que tienes contigo mismo. Cuanto más esperes, menos espectaculares serán los resultados.

Haz un pequeño sacrificio cada mes con el objetivo en mente de que el día de mañana, cuando quieras descansar y disfrutar de los años dorados, no haya preocupaciones económicas en tu día a día. Una vejez tranquila, sin sobresaltos e incluso con la capacidad de ayudar a los tuyos si fuera necesario. Sé un sustento, un pilar, no una carga.

Este artículo de El euro extra sobre acciones infravaloradas para enero de 2022 no debe ser tenido en cuenta como un consejo financiero, sino mi experiencia personal al invertir en bolsa a través de Etoro (al principio) y DEGIRO. Y recuerda que invertir conlleva riesgos de perder tu capital. Especialmente con apalancamiento.

Por Carlos Pérez Casas

Recoge los beneficios de sus novelas y los invierte en dividendos porque algún día le gustaría jubilarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.